miércoles, 17 de abril de 2013

Albóndigas en salsa verde

entre col y col, beluga

Sigo con las peticiones del oyente. Esta vez la petición viene de mi hermano David, que probó anoche estas albóndigas y no creo que pasen muchos días hasta que las prepare él mismo. Se trata de la receta familiar y, aunque a veces las preparo mezclando con la carne jamón picadito, esta vez me ceñí a la  receta original. 
Llego tarde al día de la albóndiga, que se celebró el pasado día 8, pero como suele decirse, más vale tarde que nunca. 

Música recomendada: La primavera (Antonio Vivaldi, Las Cuatro Estaciones, 1725)

Ingredientes:
(4-5 raciones)

350 g de carne de ternera picada
150 g de carne de cerdo picada
2 huevos L
pan del día anterior (20-30 g)
leche para mojar el pan
1 cucharada y media de pan rallado
1 diente de ajo grandecito
2-3 ramas de perejil
1/2 vaso (de los de vino) de vino blanco para cocinar
1 cucharada de harina (y más para enharinar las albóndigas)
1/4 de cebolla
1 l de caldo de hervir verdura (judías verdes, acelgas, coliflor...)
aceite de oliva virgen extra
sal
agua

Preparación:

En una cacerola amplia ponemos a calentar el caldo de verduras y/o el agua.
Quitamos la corteza al pan, lo troceamos y dejamos a remojo en leche.
Colocamos la carne en un bol, la salamos y mezclamos con los huevos, el pan un poco escurrido y el pan rallado.
En una sartén calentamos el aceite para freír las albóndigas, cubriendo más o menos 1 cm.
Echamos la punta de una cucharilla de harina en una taza, tomamos con un tenedor una porción de la mezcla y formamos las albóndigas agitando la taza en círculos. Repetimos la operación hasta formar todas las albóndigas.
Freímos ligeramente las albóndigas y las vamos echando en la cacerola. Llevamos a ebullición. El agua debe cubrirlas someramente.
Cuando terminemos de freír las albóndigas, filtramos el aceite o lo cambiamos si está muy sucio y pochamos en él la cebolla picada.
Majamos en un mortero el ajo con el perejil y le añadimos el vino.
Cuando la cebolla esté bien pochada, añadimos la cucharada de harina y removemos.
Vertemos el vino con el ajo y el perejil. Dejamos que evapore un poco el vino y añadimos algo de caldo de las albóndigas para diluir mejor la harina.
Añadimos la mezcla a las albóndigas y dejamos cocer a fuego medio unos 20-30 minutos, vigilando que no se rompan pero que estén tiernas (las podemos pinchar con un tenedor pequeño para comprobarlo).

Podemos acompañarlas de unas patatas fritas, arroz blanco (basmati, por ejemplo), cuscús, o ensalada. Buen provecho.

No hay comentarios :

Publicar un comentario