martes, 16 de julio de 2013

Berenjenas con tomate y ajo

entre col y col, beluga

Creo que podría comer berenjenas todos los días. Rebozadas, al vapor, trituradas, me gustan mucho, mucho. Así que cuando los Reyes Magos me trajeron el libro de recetas de El Comidista, tuve que hacerlas inmediatamente. Esta preparación puede tomarse como tapa o aperitivo con pan tostado o puede convertirse en la improvisada salsa de un buen plato de pasta o en el acompañamiento de un plato de carne o pescado. Están buenas frías, del tiempo, o calientes, así que tendréis que probarlas!

Música recomendada: Eggplant (Michael Franks, The Art of Tea, 1976)


Ingredientes:
(4 raciones)

3 berenjenas medianas
1,5 kg de tomates muy maduros o dos botes de tomate (entero o troceado)
4 dientes de ajo (grandes)
1 cucharadita de orégano
1 pizca de comino en polvo
aceite de oliva virgen extra
miel
sal


Preparación:

Aunque en la receta original se cortan las berenjenas en rodajas, yo preferí darles forma de cubo, me pareció más cómodo para ponerlas de aperitivo. 
Lavamos y cortamos las berenjenas (en rodajas anchas o dados), las salamos y las ponemos a escurrir en un colador durante una hora.
Picamos los tomates sin pelar, quitando el tronco.
Ponemos abundante aceite a calentar en una sartén. Secamos las berenjenas con papel de cocina y las freímos a fuego medio-fuerte. Las dejamos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de grasa.
Retiramos el aceite, dejando un par de cucharadas en la sartén, y bajamos el fuego. 
*Para evitar que resulte un plato demasiado graso, se pueden freír las berenjenas en una sartén con un poco de aceite a fuego medio-bajo, moviéndolas de vez en cuando, hasta que estén tiernas. Yo prefiero esta versión.
Picamos finos los dientes de ajo y los rehogamos a fuego suave, cuidando que no se quemen, durante un par de minutos. 
Añadimos el tomate, salamos y dejamos que se hagan durante unos 20 minutos tapados y unos 15 minutos más sin tapa, hasta que se deshagan y pierdan buena parte de su líquido.
Si usamos tomate de bote tardará menos tiempo en estar listo.
Probamos, y si aún está ácido, añadimos una cucharada de miel.
Lo pasamos por el pasapurés para desechar la piel (si usamos tomate natural) y lo devolvemos a la sartén con las berenjenas.
Añadimos el orégano y el comino y lo hacemos 10 minutos más a fuego suave hasta que el tomate espese del todo.
Rectificamos de sal y listo.

Nota: están mejor de un día para otro (pero yo no pude esperar). Para una preparación más ligera, podemos hacer las berenjenas al vapor y unirlas luego a la salsa de tomate y ajo (pero no es lo mismo).
 
 




No hay comentarios :

Publicar un comentario