sábado, 27 de julio de 2013

Pan de cebollino y nata agria

entre col y col, beluga

He aquí un pan diferente, suavemente aromático, de miga ligera y un poco húmeda, muy bueno acompañado, por ejemplo, de unas lonchitas de pavo o con un hilo de aceite y salmón ahumado. Es un pan protagonista. 
Encontré la receta en Taste of Home, una página que visité gracias a Carmen, la prima de mi amiga Susana, que vive en Texas y tenía en su casa algún ejemplar de la revista del mismo nombre. Una era un monográfico de Acción de Gracias, con recetas muy curiosas (para mí, al menos) de pan y muchas otras sobre el reciclado de las sobras del pavo. También explicaba paso a paso cómo preparar el pavo de Acción de Gracias y hasta tuve la oportunidad de preparar uno. Pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión. 


Música recomendada: Ain't no Honky Tonks in Jail (George Goss, 2013)

Ingredientes:

2/3 taza de leche tibia
1/4 taza de agua
1/4 taza de nata agria
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1-1/2 cucharaditas de azúcar
1-1/2 cucharaditas de sal
3 tazas de harina de fuerza
1/8 cucharadita de bicarbonato sódico
1/4 taza de cebollino picado
2-1/4 cucharaditas de levadura seca de panadería (1 sobre)

*Nota: la medida americana de 1 taza equivale a 235 ml (1/4 taza= 60 ml). 


entre col y col, beluga
Nata agria, versiones alemana y francesa, de venta en grandes superficies


Preparación:

En panificadora
Colocamos los ingredientes en la cubeta en el orden que indica el fabricante (normalmente, primero los líquidos y luego los sólidos). 
Seleccionamos el programa de pan básico.
Elegimos el color y tamaño del pan (700 g).
A los 5 minutos comprobamos la masa y, si es necesario, añadimos 1 ó 2 cucharadas de agua o harina (la masa debe quedar suave y elástica, ni muy dura ni muy blanda).
Una vez terminado el programa, sacamos el pan y dejamos enfriar en una rejilla antes de cortarlo.

Sin panificadora
Mezclamos los ingredientes y amasamos según las instrucciones de la receta de pan integral con semillas y alga nori. Al ser un pan blanco, necesita menos amasado, unos 7-8 minutos.
Dejamos levar la masa tapada con un paño húmedo hasta que doble su tamaño (aproximadamente 1 hora).
Desgasificamos amasando un poco y volcamos en un recipiente apto para horno.
Tapamos con un paño húmedo y dejamos levar de nuevo hasta que doble su tamaño.
Precalentamos el horno a 250ºC y colocamos un recipiente con paños húmedos o agua para generar vapor. Horneamos el pan a 190ºC durante unos 30-40 minutos, hasta que esté dorado y al golpearlo con los nudillos suene a hueco. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario